Atresplayer Premium » Los Protegidos: el regreso » Noticias

¿Lo recuerdas?

Así comenzó la historia de Lucas en 'Los Protegidos'

Los comienzo de Lucas, el joven con poder de metamorfosis en 'Los Protegidos'.

Publicidad

Los padres de Lucas lo echaron de casa cuando descubrieron que su hijo tenía poderes especiales y podía adoptar la apariencia de otras personas. Su caso atrajo la atención de Silvestre, quien se hizo cargo de él hasta que un día apareció un supuesto policía diciendo que los padres de Lucas querían que volviese a casa. Ese hombre engañó a Lucas haciéndose pasar por un policía y lo secuestró para obligarle a unirse al Clan del Elefante.

Bajo el poder de estas personas, Lucas tuvo que utilizar sus poderes y cooperar con ellos para encontrar a más niños con poderes especiales. Vivía engañado y amenazado por las personas que formaban el Clan.

Un día Lucas consiguió llegar hasta Jimena haciéndose pasar por Silvestre en una misión que le encargaron. Cuando vio cómo era vivir dentro de una casa normal, con una familia que se quería y se apoyaba, tomó la decisión de no regresar con las personas que le tenían cautivo. Él quería formar parte de la familia Castillo Rey.

La familia, al principio, no estaba muy convencida de que viviera con ellos. Culebra fue el primer opositor ya que no se fiaba de él. Pero Lucas se ganó rápidamente la confianza de Carlitos, el pequeño de la casa. Aunque no faltaron los líos y enredos, en Valle Perdido fue presentado como “El primo Lucas”. Y se unió al día a día de esta peculiar familia, que debían aparentar normalidad aunque en la casa todos tenían poderes.

En el momento en el que a Lucas se le da la oportunidad de regresar con sus verdaderos padres, él la rechaza porque siente que su lugar estaba justo al lado de los Castillo Rey.

Lucas posee el poder de la metamorfosis, es capaz de convertirse en otra persona físicamente. Al inicio de la trama este poder únicamente puede usarlo con la última persona que toca, pero durante el desarrollo de la serie consiguió controlar su don y acabar pudiendo transformarse en cualquier persona que deseara. La única condición que tenía era que hubiese tocado en algún momento anterior a la persona, sin importar cuando lo hubiese sido.

Publicidad