Que su casa sea la oficina donde trabaja no contribuye precisamente a que se relacione con otras personas. Si por lo menos fuera amiga de las nuevas tecnologías, podría utilizar alguna aplicación para ligar, pero a veces Luisi, como la llama su familia, se siente más una señora de los 70 que una joven de 2020.

Enamórate con el tráiler de #Luimelia