El Señor Ximo o don Ximo, nunca Ximo a secas ni siquiera para sus amigos, es todo un enigma: su apariencia es la de un adorable señor que solo quiere ocuparse de sus nietos... pero, nada ilegal que ocurre en Benidorm se escapa de su conocimiento (ni de su cartera).